Rejuvenecer por dentro y por fuera

Nota de color 

En cuanto al tema de la desintoxicación del cuerpo, en esta oportunidad prestaremos atención a otros órganos tan importantes como lo son los intestinos y los pulmones, recordemos que en periódicos anteriores ya hemos tratado el tema de cómo sanear el estómago y los riñones.
La alimentación que recibimos, las bebidas que ingerimos, el sedentarismo, el estrés, los agentes contaminantes que existen en el aire que respiramos hace que el organismo reciba mayor cantidad de toxinas de las que el cuerpo pueda eliminar.
La acumulación de toxinas enferma al organismo y la piel se vuelve áspera, opaca y envejecida.
Gracias a la acción del hígado, el intestino, los riñones, los pulmones y la piel que son los encargados de la limpieza de nuestro cuerpo es que podemos estar sanos.
Sin embargo todos estos filtros no alcanzan para desintoxicar el organismo si al mismo lo sobrecargamos de una alimentación rica en grasas, con harinas, con azúcares, con chocolates, etc.
Nuestros mayores sentían la necesidad de desintoxicar el cuerpo al llegar la primavera, lo hacían de manera natural, cuidando la alimentación, bebiendo poco alcohol, bajando el consumo de tabaco.
No solo el sistema digestivo debemos depurar, sino, también el aparato respiratorio y el sistema linfático que es el encargado de eliminar toxinas, células muertas, bacterias patógenas entre otras.
Es sumamente importante normalizar el intestino, evacuar el mismo a diario para evitar la acumulación de sustancias tóxicas que son las que producen malestar general y dolor de cabeza.
Para conseguir la normalización del intestino tenga en cuenta lo siguiente:
* Beba mucho agua
* Consuma abundantes frutas y verduras
* Utilice muy poca sal
* Coma cereales (el salvado es muy bueno)
Al levantarse por las mañanas haga abdominales.
Beba un vaso de jugo de naranjas, durazno, sandía o kiwi, luego te o café con una tostada de pan integral con una porción de queso (50gr)
En el almuerzo puede comer carne a la plancha con abundante ensalada y caldo de verduras sin fideos; otra buena opción sería pescado a la plancha (150gs).
Para la cena: caldo de gallina sin arroz ni fideos, tres albóndigas de carne, pollo o pescado y verduras crudas o cocidas.
Para limpiar los pulmones solo tiene que respirar bien usando lo más posible el potencial respiratorio inhalando con todo el pecho y el abdomen, haciendo uso de toda la capacidad pulmonar y asegurándose que cada vez que expulse el aire, este salga en su totalidad.
El hacer ejercicios físicos de cualquier forma, ayuda a utilizar bien los pulmones.
Los individuos  que son sedentarios y tienden  a comer alimentos chatarra o fritos, son los que tendrán mal funcionamiento del sistema linfático  y loa residuos tóxicos se acumularán en los tejidos. Si no se presta atención al buen funcionamiento del sistema linfático se puede padecer acné, celulitis y envejecimiento prematuro.
Es recomendable realizar ejercicios físicos ya que mejora la piel puesto que, cuando mejora el sistema linfático aumenta la capacidad del organismo para eliminar sustancias tóxicas
También puede cepillar la piel con un cepillo de cerdas natural, es una manera de estimular el sistema linfático y hacer una buena limpieza sobre todo en aquellas zonas donde se han acumulado toxinas debido a que la linfa se volvió lenta.
Para mejorar la piel puede hacer lo siguiente:
    Frote la piel con un cepillo suave durante 5 minutos diarios, comenzando por los hombros en forma vertical ir bajando por todo el cuerpo y luego al revés comenzando  los movimientos desde los pies hasta los hombros.
Los baños tibios ayudan a limpiar el cuerpo, estimulan la circulación en la piel y esta se verá mejorada en su textura.

Gentileza de Mirta Roldan