Jose Luis Cabezas

En Pinamar una multitud recordó su aberrante crimen

 

Con actos en Pinamar y en otros lugares del país se recordó ayer el 14 aniversario del asesinato del reportero gráfico José Luis Cabezas.

En la ciudad balnearia, familiares de José Luis y de las víctimas de la violencia y el gatillo fácil, junto con colegas, numerosos vecinos y organizaciones sociales y sindicales, participaron de la marcha y de los actos programados para la recordación.

Entre los principales acompañamientos se pudo observar a una nutrida delegación de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) y de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA), asociación de Periodistas y Comunicadores de la Rep. Argentina (APyCRA).  La marcha del silencio, encabezada por la hermana del reportero asesinado, Gladys Cabezas, partió desde el municipio dirigiéndose luego por las calles de Pinamar hasta el monolito emplazado en la entrada de la ciudad en memoria de José Luis.

Allí hubo varios oradores, entre ellos el presidente de ARGRA, Alejandro Belvedere, quien hizo referencia a la camaradería que siempre une a los reporteros gráficos por ejemplo en estos días donde hay cobertura en las playas; que el asesinato de José Luis se produjo en esta circunstancia y que sus connotaciones marcan el acompañamiento permanente para la búsqueda de justicia que no tenemos cuando los asesinos está sueltos.

José Insaurralde, de FATPREN señaló que aunque pasen los años aún sigue estremeciendo el recuerdo del compañero al que obligaron a arrodillarse, lo ejecutaron de dos tiros y luego incendiaron su cadáver en la cava de Pinamar

También se refirió a los asesinos, confesos, condenados a reclusión perpetua y que hoy, por decisión de una Justicia corrupta, se pasean por las calles de Pinamar y ofician de custodios de las personas, cuando en realidad tendrían que estar todos en la cárcel. “Los compañeros no pueden perder la vida por reflejar la cara fea de la realidad o simplemente la verdad. No queremos vivir en una sociedad sin justicia, por lo que seguiremos luchando hasta alcanzarla”, afirmó.

Gladys Cabezas, hermana del reportero gráfico asesinado y un símbolo de la lucha por verdad y justicia, agradeció el acompañamiento de todos, especialmente de los familiares de víctimas del gatillo fácil y la corrupción, quienes viajaron desde Buenos Aires en varios micros para participar de la recordación. “No está mi viejo y los asesinos de José Luis están sueltos, pero el acompañamiento de los periodistas, de la CGT Regional de Lomas, de los vecinos de Pinamar, del gremio de prensa de Necochea, de los medios y de muchas organizaciones, nos ayudan a mantenernos de pie y firmes en los reclamos de verdadera justicia.

Finalmente, en la cava donde fue ejecutado Cabezas, se realizó otro acto con varios discursos y una oración dirigida por un sacerdote de General Madariaga. Ayer también se efectuaron otros actos en recordación a Cabezas, en La Plata, Neuquén, Junín, Corrientes y en otros puntos del país.