APyCRA

Un programa que la asociación te recomienda sintonizar…

404955_112670102192961_639242403_n

Santoral Católico: Fiesta de Todos los Santos

Hoy celebra la Iglesia la fiesta de todos los santos.

Esta palabra “santo” en la Biblia se aplicaba sólo a Dios, pues significa: sagrado o separado. Pero luego se fue diciendo de todo lo que se acercaba más a Dios.
Así ya san Pablo llama santos a los cristianos por el hecho de estar unidos a Dios por el bautismo. Después ya sólo se aplicó a aquellas personas que por su comportamiento están más cerca de Dios. Especialmente los mártires que, por su muerte gloriosa, se unen para siempre con Dios.
La Iglesia desde el principio comenzó a honrar a los mártires en su día propio del martirio; pero ya por el siglo III eran tantos los mártires que tuvieron que celebrar su fiesta en un día todos juntos, aunque no tenían un día fijo. El 13 de Mayo del año 609 el papa consagró el panteón romano, que había sido templo pagano de todos los dioses, para que fuese templo de la Virgen María y de todos los santos. Unos cien años después la fiesta de todos los santos quedó fijada para el día 1 de Noviembre.
Hay muchos santos, cuyos nombres conocemos, porque han sido “canonizados”, es decir declarados santos solemnemente por el papa, después de haber examinado minuciosamente su vida y sus escritos y normalmente después de que Dios ha ratificado esa santidad por uno o más milagros. Pero santos hay muchos más que no conocemos, quizá porque han vivido una vida muy oculta, pero que gozan con Dios con una gloria semejante. Entre estos santos habrá familiares y conocidos nuestros. Hoy es el día para festejar a todos y también para alzar nuestra mirada al cielo para pedir su protección y sobre todo para desear imitarles y un día poder estar con ellos en el cielo.
Todos estamos llamados a la santidad. Nos lo ha dicho muchas veces la Iglesia. De una manera especial lo recalcó el concilio Vaticano II. No es que haya que tener una vida externa diferente a los demás, aunque la verdad es que hay situaciones que ayudan y hay situaciones que pueden estorbar. Tenemos que esforzarnos por conseguir siempre ser mejores y tender a un ideal grande. No es fácil, pero tampoco es imposible. Para ello Jesucristo nos enseñó el camino. El principal es la caridad. Sin amor no puede haber verdadera vida cristiana: Amor dirigido hacia Dios, que es nuestro Padre y nos acompaña, amor que se expresa especialmente en la oración, y amor hacia los demás, porque todos somos hermanos.
Hoy en el evangelio se nos propone este ideal por medio de las bienaventuranzas. Son actitudes o maneras de ser. Son  las condiciones para el seguimiento en el camino del Reino de Dios trazado por Jesús. Con ellas podemos imitar su misma vida.
La santidad no es un camino triste, sino muy gozoso. Si queremos ser felices de verdad debemos ser “pobres de espíritu”, que significa ser desprendidos de los bienes materiales, tenga uno algo de dinero o no tenga nada. Va en contra de la codicia, procurando llevar una vida sencilla y humilde. Se trata de tener una vida de confianza filial en Dios, que es nuestro Padre. La 2ª nos dice que hay que ser manso, ser suave con los demás en juicios, palabras y hechos. Para ello uno tiene que saber dominarse a sí, no violentar a los demás. La 3ª habla del llorar, no porque el santo tenga que ser triste, sino porque hay que sufrir por los propios pecados y por los males ajenos. En la 4ª nos habla de tener “hambre y sed de justicia”.
Es un gran deseo en la perfección moral y religiosa. En la Biblia se llama justo al que se esfuerza sinceramente por cumplir la voluntad de Dios. Quien se esfuerza lo consigue, porque Dios nos ayuda. En la 5ª alaba a los misericordiosos. Se trata de compartir las desdichas del prójimo, materiales y espirituales. Dios nos medirá al final según nuestro grado de misericordia. En la 6ª alaba a los limpios de corazón. Un corazón sucio ofusca la visión para las cosas de Dios. En la 7ª se alaba a los pacíficos: No sólo los que eliminan las discusiones, sino los que trabajan por unir en la paz, que sale del amor. Por fin, aquel que es santo será objeto de persecuciones, porque el bien perturba a los malos.
P. Silverio Velasco

 

Papa Francisco: No se puede ser cristianos sin poner el amor de Cristo en el centro de la propia vida

Catoliscopio.com

Francisco en la tumba de Juan Pablo IIEl Papa Francisco celebró esta mañana la Misa en la Basílica de San Pedro, en el altar donde se custodia la tumba del Beato Juan Pablo II. Ante la presencia de un centenar de sacerdotes y varios fieles, el Pontífice comentó las lecturas del día, a saber, la Carta de San Pablo a los Romanos en la que el Apóstol de los gentiles habla de su amor por Cristo y el pasaje del Evangelio de San Lucas en el que Jesús llora por Jerusalén que no ha comprendido que Él la ama.

“Nadie pude alejarme del amor de Cristo”. El Papa comenzó con esta certidumbre de Pablo, es decir, que “el Señor le había cambiado la vida” y a partir de ese momento “este amor del Señor” es el centro de su vida. “En las persecuciones, en las enfermedades, en las traiciones” y en todo lo que ha vivido o…

Ver la entrada original 417 palabras más

S.S. Francisco: La comunión de los santos va más allá de la vida terrena.

EL PAPA FRANCISCO SE METE EN LA LUCHA CONTRA LA TRATA

Esclavitud Cero

Francisco se mete en la lucha contra la trata

 

Edición Impresa: sábado, 26 de octubre de 2013

“Delito aberrante”, “una de las esclavitudes más crueles de nuestro tiempo”, “una vergüenza para la sociedad”. En estos términos refiere el papa Francisco a la trata de personas con fines de explotación sexual y laboral, al ponerse al frente de una campaña global para combatirla y erradicarla.

El pontífice argentino expresó en reiteradas oportunidades su convicción de que hay que proponer acciones urgentes para luchar contra este crimen transnacional considerado de lesa humanidad y que ocupa el tercer lugar de ocurrencia en el mundo, después del narcotráfico y el tráfico ilegal de armas.

El tema preocupa a Francisco, por eso recibe en forma periódica informes de instituciones que denuncian que la trata es un “negocio lucrativo” para las organizaciones delictivas internacionales y que éstas no son desbaratadas por la corrupción que prima…

Ver la entrada original 431 palabras más

El publicista de Bergoglio

El Blog de Arena

Hace unos días me encontré con una foto y una noticia curiosa. En medio de su paso por la Plaza de San Pedro, una paloma blanca vino a posarse en la mano de Jorge Bergoglio, más conocido ahora como el Papa Francisco.

fracisco 01

Por supuesto, muchos portales de internet hablaban de milagro; porque ya se sabe cómo es eso, cualquier cosa fuera de lo común la iglesia católica lo atribuye enseguida a una injerencia directa de su dios; como si éste no tuviera otra cosa que hacer que mostrarse en la corteza de un árbol o en una tostada (dato al margen: Pareidolia se llama al fenómeno psicológico que consiste en que un estímulo [generalmente una imagen] sea percibido erróneamente como una forma reconocible).

Ahora sale a la luz este gracioso y tierno video, donde se ve a un pequeño que corre y ocupa el trono papal y hace algunas gracias…

Ver la entrada original 319 palabras más

Homilía del Papa Francisco – 31 de octubre

Misión MAS

Homilía del Papa Francisco en la Misa celebrada en el altar del beato Juan Pablo II

El Papa Francisco no celebró ayer la Misa matutina en Santa Marta. Por sorpresa, la celebró en el altar del beato Juan Pablo II, donde cada semana un grupo de sacerdotes polacos suele celebrar la Santa Misa.

fran_31102013

Altar de San Sebastián, Basílica Vaticana
Viernes 31 de octubre de 2013

En estas lecturas hay dos cosas que golpean. En primer lugar, la seguridad de Pablo: “Nadie puede alejarme del amor de Cristo”. Más era tanto lo que amaba al Señor –porque lo había visto, lo había encontrado, el Señor le había cambiado la vida–, le amó tanto que decía que nada podía alejarlo de Él. Precisamente este amor del Señor era el centro de la vida de Pablo. Ni las persecuciones, ni las enfermedades, ni las traiciones; incluso todo lo que ha vivido, todas esas cosas que…

Ver la entrada original 452 palabras más