Política

Kicillof cree que hay una operación para “desestabilizarlo”

El proyecto para controlar los precios Reunió a su equipo y acusó a los empresarios de maniobras políticas para perjudicarlo.

guardia-Kicillof-instruyo-defender-proyecto_CLAIMA20140820_0009_27

 En guardia. Kicillof reunió a su equipo e instruyó defender el proyecto.

El ministro de Economía Axel Kicillof reunió ayer a su gabinete e instruyó al Secretario de Comercio Augusto Costa de los pasos a seguir en el medio de este enfrentamiento con el frente empresario. Kicillof está convencido de que las críticas de los hombres de negocios responden a una operación política para perjudicarlo.

Por eso, ordenó a Costa asistir al plenario hoy a las 11 hs al Congreso para contra-atacar los argumentos de los hombres de negocios.

“Nos quieren desestabilizar. Se acordaron tarde que esta ley era abusiva”, dijo Kicillof a su equipo. En el Palacio de Hacienda hay convicción de que detrás de la suba de precios, las suspensiones y la suba del dólar paralelo de los últimos días se esconden” las manos de importantes hombres de negocios”.

La relación con los empresarios no pasaba por su mejor momento cuando le tocó al secretario de Comercio, Augusto Costa recibir a los empresarios la semana pasada y defender ante ellos la polémica reforma de la ley de abastecimiento. Días antes, Axel Kicillof había criticado a los industriales por la falta de inversiones y hasta los había enviado al psicólogo.

Por eso desde el Gobierno creen que las críticas al proyecto de ley responden un intento, liderado por la UIA, de desestabilizar el mercado. “Salen a criticar sin fundamento y después le dan letra a los opositores como Massa para que peguen y hagan campaña”, se escuchó de la boca de uno de los miembros del Gabinete de Kicillof.

Después de la escalada de críticas a través de los medios entre Kicillof y Mendez, el ministro de Economía jugó la mejor carta que tenía entre manos para bajar el tono de la discusión al poner al frente de las reuniones con los empresarios al pacífico Augusto Costa. El Secretario de Comercio es el único del equipo de Kicillof que con sus buenos modales genera empatía tanto entre empresarios como en gremialistas. Pero ni siquiera el tono de Costa alcanzó para calmar a los hombres de negocios.

“Tengo simpatía por Costa. Pobre chico, tiene que defender este proyecto. Nosotros lo queremos ayudar”, dijo a Clarín Mendiguren. “Pero es evidente que pese a que esta ley que es un disparate, es Cristina quien esta convencida de que es una buena idea”, inisitió el ahora diputado por Sergio Massa.

Los empresarios fueron citados ayer con apenas tres horas de anticipación a exponer su postura en el Congreso y se negaron a asistir. Pero hoy irán. De asistir, se verán nuevamente las caras con Costa, Jorge Capitanich y el ministro de Justicia, Julíán Alvarez. Por Marcela Pagano para Clarín

Política

Sigue la tensión en UNEN: Pino critica a la UCR y reclama “un debate profundo”

Los tironeos en el Frente Amplio El senador de Proyecto Sur sostiene que “con la política de la foto no alcanza”

unen

Foto de archivo-no corresponde a la nota

Pino Solanas quedó con Elisa Carrió en el centro de la escena, o del ring del Frente Amplio UNEN, a partir del episodio en el Palacio Rodríguez Peña y los posteriores cruces en torno a Mauricio Macri. Lejos de retroceder, el líder de Proyecto Sur no sólo ratificó su posición sino que extendió esa suerte de provocación con su lengua filosa al resto del espacio y más allá de la discusión por el PRO: reclamó un “debate profundo” sobre los temas clave del país, dar contenido a la propuesta para “saber para dónde vamos”, cargó contra el aparato radical y cuestionó la serie de actos en fechas patria, al que este domingo asistieron los cuatro referentes y no él, por cuestiones de salud. “ Con la política de la foto no alcanza ”, dijo Solanas a Clarín, en otra muestra de su descontento con las indefiniciones del frente.

Como había expresado en el inicio del discurso que derivó en el desplante de Carrió, Solanas insistió en que a la lucha contra la corrupción, central en la fundación de UNEN, deberán agregarse otros ejes sobre la orientación programática de cara al próximo turno electoral. “Hace falta un discurso más contundente y claro frente al desamparo que siente el ciudadano”, sentó posición sin sacarle el cuerpo a una nueva controversia. En el Palacio Rodríguez Peña había calificado como “ discursos yogurt ” a las propuestas de Massa, Macri y Scioli, pero también reclamó hacia adentro “decir las cosas que siente y le duelen al pueblo argentino”. A grandes rasgos habló de la justicia social y la defensa del interés de la Nación y sus recursos naturales.

En su oficina frente al Congreso, Solanas repasó el “Compromiso público” de Coalición Sur y el Acta Constitutiva del Frente Amplio para ratificar su posición: remarcó el punto 9 sobre la “recuperación de los bienes naturales, soberanía energética sustentable y prohibición del fraking”. Y lanzó otro reclamo: “ Es inconcebible que UNEN tenga el mismo programa energético que el Gobierno. Todos hablan de Vaca Muerta y de fraking, y no de energías renovable s”.

En estos días aparecieron en la vía pública los primeros afiches de su precandidatura presidencial: “Unidad para transformar la Argentina”, a los que se agregará otra tanda con “Honestidad y proyecto”, con el objetivo de diferenciarse a partir de las propuestas. Referentes de UNEN desestimaron sus aspiraciones al endilgarle bajo nivel de intención de voto. “Hablan de encuestas cuando falta un año para las primarias. Es mucho tiempo, lo demuestra la experiencia argentina”, replicó, y en cuanto a la disputa sobre Macri, apuntó más allá de Carrió. “ El aparato radical promueve acuerdos electorales que no tienen que ver con la tradición nacional, popular, demócrata y ética de Alem, Yrigoyen, Illia y Alfonsín”, aseguró en referencia al sector vinculado a “Coti” Nosiglia. “Lo que le prometemos al ciudadano no lo podemos cambiar al otro día”, insistió. Fuente: Clarín

La pelea con los fondos buitre

Un default sin sorpresas: la Argentina viene mostrando sus cartas desde hace dos años

Hace dos años Lorenzino decía que los buitres nunca cobrarían. En 2013 Cristina habló del canje de jurisdicción. Los abogados recomendaron el default.

No hay lugar para las sorpresas. El Gobierno está transitando el camino que ya había mostrado públicamente hace dos años. Nunca existió la voluntad de pagarles a los fondos buitre. Y se hace todo lo posible para seguir esquivando la sentencia que fijó el juez de Nueva York Thomas Griesa.

Cristina-Kirchner-JUAN-MANUEL-FOGLIA_CLAIMA20140818_0009_30

En octubre de 2012, el por entonces ministro de Economía, Hernán Lorenzino, escribió en su cuenta de twitter lo siguiente: “Jamás vamos a pagarles a los fondos buitres. El que cree otra cosa, no ha entendido nada”.

El 26 de agosto de 2013, la propia Presidenta Cristina Kirchner anunciaba que se impulsaría un canje de jurisdicción de los bonos, para evitar la sentencia Griesa. Dicho anuncio quedó congelado, mientras a los pocos días se discutía una nueva reapertura del canje, algo que se volvió a anunciar anoche, ahora sí con un canje voluntario de jurisdicción.

Finalmente, en mayo de este año se conoció un memo redactado por los abogados Carmen Corrales, Carmine Bocuzzi y Jonathan Blackman, del estudio legal que patrocina a la Argentina. Le contaban al Gobierno su punto de vista sobre qué panorama enfrentaba el país y lo que debería hacerse: les hicieron caso.

Los abogados planteaban que si la Corte Suprema de los Estados Unidos no tomaba el caso argentino, como efectivamente ocurrió, la Argentina debía ir al default. Lo explicaban así:

“Creemos que, de no contar con la revisión por parte de la Corte, la mejor opción para la República podría ser permitir que la Corte Suprema fuerce un default y luego inmediatamente reestructurar todos sus bonos externos en modo tal que el mecanismo de pago y demás aspectos relacionados queden fuera del alcance de los tribunales norteamericanos”.

Los consejos seguían de esta manera: “Luego de dicho default, la república no se encontraría bajo ninguna restricción legal que le impida reestructurar la totalidad de la deuda en default, tanto la vieja como la nueva, y hay formas en que esto podría realizarse que no violarían la cláusula de pari passu, tal como la interpreta el Second Circuit”.

El memo finaliza así: “Argentina quiere continuar pagando su deuda reestructurada. Las cortes, sin embargo, la han puesto en una situación terrible. En una posición en la que, salvo que sea revisada por la Corte Suprema de los Estados Unidos, parecería se está obligando a la Argentina a caer en default, en la medida que ninguna opción de acuerdo intermedia resuelve el dilema creado por las cortes cuando le otorgaron a cada uno de los holdouts el poder de interrumpir el pago al resto”. Fuente: iECO

 

Cristina y una confesión inesperada: “Estoy un poco nerviosa”

“Estoy un poco nerviosa, porque creo que se está estableciendo una injusticia con la República Argentina”, dijo con la voz quebrada

Siempre segura, inquebrantable y avasalladora, anoche Cristina Fernández de Kirchner hizo una confesión poco habitual en sus cadenas nacionales: dijo estar nerviosa.

“Estoy un poco nerviosa, porque creo que se está estableciendo una injusticia con la República Argentina”, dijo con la voz quebrada.

Cristina dio un mensaje de 43 minutos que había sido grabado a la tarde y que fue emitido por cadena nacional a las 21. Ante la cámara mostró su preocupación y explicó el origen de la deuda y defendió las negociaciones que llevó adelante el Gobierno en los últimos dos meses.

Básicamente anunció el envío al Congreso Nacional de un proyecto de ley que cambia el domicilio de pago de los títulos de deuda reestructurados en los canjes de 2005 y 2010, a través de una cuenta del Banco de la Nación Argentina en el Banco Central, lo que además implica el desplazamiento del Bank of New York Mellon como agente fiduciario.

La iniciativa también impulsa la creación de una segunda cuenta fiduciaria administrada por el Banco de la Nación en la que se depositarán los fondos que le corresponderían al 7,6 por ciento de acreedores que no ingresaron a los canjes, -para cumplir con la denominada cláusula pari passu- como también los intereses.

El texto de la norma también propicia declarar de “interés público la Reestructuración de la Deuda Soberana realizada en los años 2005 y 2010, así como el pago en condiciones justas, equitativas, legales y sustentables al cien por ciento de los Tenedores de Títulos Públicos de la República Argentina”.

CFK justificó esta medida a partir de la “obstrucción” al normal flujo de pagos de deuda que provocó el fallo de Griesa y en “salvaguarda” de los intereses de aquellos que aceptaron los canjes.

Además la presidenta enfatizó que no permitirá “que la Argentina sea extorsionada” y llamó a la “unidad” para impedir lo que consideró que es una trama para hacer caer una “reestructuración de deuda exitosa”.

La presidenta precisó que la norma fue remitida anoche al Congreso y que el ministro de Economía, Axel Kicillof, concurrirá al Parlamento a explicar la iniciativa.

Asimismo, señaló que hoy el ministro ofrecerá explicaciones adicionales junto al secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini.

De acuerdo con el proyecto, el dinero será depositado en una cuenta de Nación Fideicomisos en la Argentina y luego distribuido por las nuevas entidades que sean designadas para tal fin por el Ministerio de Economía.

A su vez, también se les ofrecerá a los bonistas un nuevo canje, esta vez por títulos con legislación argentina, con el fin de ofrecer la posibilidad de garantizarse el cobro.

En otro orden, se reabre el canje en los términos y condiciones de las reestructuraciones 2005 y 2010, como una nueva oferta a los holdouts. Fuente: Redacción LA

La “muerte” del papa: Bergoglio apura las reformas

Siempre ha resultado interesante hablar de las intrigas del Vaticano. Por ser tales, para hacerlo, solo basta echar a rodar una especulación

Es probable que alguien, desde los intestinos del Vaticano, quiera matar al papa. También lo es que no, que nadie quiera que termine de esa forma, en medio de una serie de reformas iniciadas, ya que el hecho no suspendería su ejecución sino que lo transformaría en un mártir, en un ícono.

pa11

Siempre ha resultado interesante hablar de las intrigas del Vaticano. Por ser tales, para hacerlo, solo basta echar a rodar una especulación, un prejuicio, un dato que contenga una porción de realidad para generar una historia taquillera. Hablar de ello no requiere de rigurosidad periodística, sino de un toque literario. Ni siquiera de esto último: con una dosis de cinismo bastaría.

A principios de junio, luego de recibir al presidente de México, Enrique Peña Nieto, Jorge Mario Bergoglio dijo en público: “Los bendigo y rezo por ustedes, y les pido rezar por mí, porque yo también tengo que hacer mi juego que es el juego de ustedes, ¡el juego de toda la Iglesia! Recen por mí para que pueda hacer este juego hasta el día en que el señor me llame con él. Gracias”.

La segunda vez fue de regreso a Roma desde Corea del Sur. En esta última y cercana oportunidad el pontífice argentino fue mucho más explícito. Al hablar con los periodistas en el avión, durante una hora, dijo: “Interiormente trato de pensar en mis pecados y en mis errores para no creérmela, porque sé que esto va a durar dos o tres años y después llegaré a la casa del Padre”.

El papa no está enfermo y exhibe una lucidez impecable, por lo que nadie sospecha que pueda estar refiriéndose a una dolencia terminal.

Su mensaje pudo ser un pensamiento espontáneo, verbalizado ante nada menos que periodistas, que lo han viralizado en el mundo entero. Tiene 77 años y los achaques propios de esa edad: le cuesta caminar largas distancias, por eso ha suspendido o remplazado procesiones por transitarlas en un vehículo. E indudablemente, sufre de los extremos climáticos: calor y frío. Normal.

¿Qué dicen las personas más cercanas al papa? Monseñor Guillermo Karcher es su ceremoniero. Está en Roma desde mucho antes de que Bergoglio se transformara en Francisco y fue, de hecho, quien primero llegó al balcón de la basílica de San Pedro cuando fue ungido papa. Consultado sobre la salud del papa, de la que cada tanto se echa a rodar alguna versión tremebunda, le dijo a MDZ: “El papa está fenómeno; es mentira que tiene problemas de salud”. Admitió que, “como a cualquiera de nosotros, le duele un poco la cintura cuando recorre la plaza se agacha, levanta chicos, saluda enfermos. Es lógico”, dijo.

Georg Gänswein (foto, abajo, con el papa y el autor de esta nota), secretario de dos papas, de Benedicto y Francisco, enlace entre ambos, lo afirmó sin recortes ni interpretaciones: “El papa Francisco -dijo- se está viendo expuesto a una presión enorme debido a las expectativas que ha despertado. Desgraciadamente, a esto han contribuido algunas indiscreciones. Si no se satisfacen esas expectativas, la situación podría cambiar rápidamente”.

El pontífice podrá ser para los católicos la representación de Dios en la Tierra, pero es un ser humano con dos tareas “infernales”: ser un jefe de Estado en un pequeñísimo país con problemas de corrupción y financieros y controlar la Iglesia Católica en todo el mundo, con su medio millón de religiosos, sus diversas corrientes, tendencias y posesiones terrenales.

El asunto es que probablemente a algún sector opuesto a sus reformas le interese difundir la versión contraria, además de la simple idea de lo efímero de un poderoso, tienta y “vende”.

El papa argentino ya ha sufrido algunas zancadillas en su desempeño. Es el papa, es cierto. Pero quienes lo rodean están desde mucho antes que él en Roma y se irán, muy probablemente, después de que él lo haga. Atornillados en el poder hay no solo cardenales, obispos y sacerdotes que responden a intereses más terrenales que celestiales y también los periodistas acreditados en la Santa Sede: ya tienen a sus preferidos, sus contactos, sus versiones, sus corrientes en torno a cómo informar qué cosas y de qué manera.

Por lo menos en cuatro oportunidades en un poco más de un año de papado de Bergoglio se lanzó la versión de que estaba enfermo, sin precisiones en torno a su presunto padecimiento y, además, dejando puntos (demasiado) suspensivos: el mejor condimento para una versión maliciosa.

Un dato extra es que en la audiencia del 6 de agosto se le echó la culpa al calor para “encerrar” al papa Francisco en el salón Paulo VI, aunque estaba todo listo para que saludara a los miles que van cada miércoles a su Audiencia General en la Plaza de San Pedro. El papa se sorprendió por la decisión tomada desde una oficina de la Secretaría de Estado. Algún burócrata quiso que apareciera enfermo y alejado de la gente. Y, además, le avisó que las pantallas gigantes de la plaza, frente a la basílica, no funcionaron, cuando lo habían hecho perfectamente el día anterior cuando saludó a 50 mil jóvenes alemanes.

Pero una interpretación en torno a por qué él mismo lanza la primera piedra para que hagamos estas especulaciones es su “apuro” por avanzar en una iglesia que prefiere caminar lentamente y que, en muchos casos, rechaza los “nuevos aires” y se burla de la popularidad de su jefe.

El papa puede estar avisando de que hay que avanzar aún más rápido con los procesos contra los curas que han cometido delitos, algo que inició y no pudo concluir Joseph Ratzinger, Benedicto XVI. O con la tarea de saneamiento del “Banco Vaticano”, el IOR (foto, ingreso al edificio), el único gran factor de poder real que posee la Ciudad Estado y que primero el papa renunciante y luego Francisco, terminaron por sacar del ostracismo para someterlo a los controles financieros que representan un golpe en la nuca a los viejos “banqueros del Vaticano”.

Las reformas de la iglesia, fundamentalmente en sus mecanismos de funcionamiento, vienen siendo aplazadas por la comisión de los ocho cardenales de confianza del papa y el secretario de Estado Parolin desde enero. Van rápido en su evaluación de lo que hace falta “aggiornar”, pero lento para los tiempos que Bergoglio, al fin y al cabo un jesuita, con todo lo que ello implica, quiere imprimirles.

¿Alguien está pensando en matar al papa? Tal vez. ¿El papa cree que alguien quiere matarlo? Nunca lo sabremos si él no lo dice expresamente, y no lo ha dicho. Simplemente está avisándole a todo el mundo que es un hombre mayor, que quiere hacer cosas y que, si lo frenan, no podrá hacerlas.