“Sólo me queda ser presidente, y para eso estoy trabajando”, afirmó Cobos

Fue gobernador de Mendoza y vicepresidente de Cristina Kirchner. Radical e ingeniero civil, fue decano de la filial mendocina de la Universidad Tecnológica Nacional.

De paso por Rosario, el ex vicepresidente Cobos expresó su deseo de que el FAU vaya con pocas fórmulas a las Paso.

Julio Cobos | Bío | Diputado nacional y precandidato presidencial del FAU. Fue gobernador de Mendoza y vicepresidente de Cristina Kirchner. Radical e ingeniero civil, fue decano de la filial mendocina de la Universidad Tecnológica Nacional.

Tras sus dichos sobre la posibilidad de compartir una fórmula con Hermes Binner en las primarias del Frente Amplio Progresista (“Obviamente para mí sería un honor”, admitió el precandidato a presidente) y de la admisión del socialista de que aceptaría una posibilidad semejante, el diputado nacional Julio Cobos (UCR) admitió que sería posible que el FAU llegase con una o dos fórmulas a las Paso.

Cobos estuvo en Rosario para participar de un congreso de la Fundación Libertad, pero aprovechó también para mantener reuniones con el vicegobernador Jorge Henn y el diputado y titular de la UCR santafesina Mario Barletta, además de conversar con varios presidentes comunales, tomar un café con Binner y acordar algunas cuestiones de campaña con la Fundación Illia, uno de los principales sostenes del mendocino en el armado del territorio santafesino.

—Usted habló de la posibilidad de convergencia de nombres en las fórmulas dentro del FAU…

—Lo está reclamando la dirigencia, porque en los otros espacios electorales ya están definidos los nombres y hablan de “el candidato”; hablan de (Sergio) Massa, de (Mauricio) Macri y, en cambio, de nosotros hablan de Unen (en referencia al FAU), y Unen tiene una dispersión grande en cuanto a la cantidad de candidatos presidenciales. Nosotros entendemos que eso puede ser bueno en la medida en que la ciudadanía defina el liderazgo, y está en nosotros que esta suma de partes se transforme en un todo. La gente quiere espacios electorales y partidos coherentes, pero también personificar quién lidera el espacio.

—¿La idea sería llegar a las Paso con una o dos fórmulas?

—En lo posible y en la medida que comprendamos que en función de la evolución de las candidaturas, el grado de aceptación. En función de eso, en un espacio que priva el sentido común y la racionalidad, esperemos que cada uno asuma la posible representación que tiene, y en función de eso tomar una decisión antes de las primarias.

—Usted también ha dicho que sólo sería candidato a presidente, con lo cual se estaría bajando de una posible fórmula que lo tenga como vice…

—Sí, porque yo he sido gobernador, he sido vicepresidente y la verdad que no creo conveniente repetir los cargos. Me queda este escalón (presidente) y para eso estoy trabajando.

—Después del exabrupto entre Carrió y Solanas, tanto usted como Binner se han puesto al hombro la campaña de FAU incluso, y a pesar de ser competidores, compartiendo espacios públicos y actos.

—Nosotros queremos aportar al espacio, y aunque somos competidores, queremos demostrar que hay una forma de hacer política distinta, racional, coherente, y dejar en manos de la ciudadanía la definición de los liderazgos. Por eso es que hemos estado juntos en varios lugares del país.

—En base a todo lo que se dijo, ¿observa viable armar una fórmula donde Binner lo acompañe como candidato a vice?

—Bueno, habrá que preguntarle a Binner si quiere compartir una fórmula. Obviamente para mí sería un honor que me acompañe, pero él tiene sus aspiraciones y yo las respeto, y estará en la decisión de él evaluar esta posibilidad, pero también soy consciente de que es un competidor serio que tiene posibilidades de ganar la primaria. Lo importante de esto es que sumemos al espacio y después que reconozcamos el liderazgo que la ciudadanía defina.

—Hay dos temas que están en la agenda social: inseguridad e inflación. Con ambas cuestiones tendrá que lidiar el próximo gobierno…

—El país tiene problemas coyunturales y estructurales. Entre los coyunturales están la inflación y la seguridad, y entre los estructurales los problemas de energía y la educación, que son temas serios que tenemos que apuntar a solucionar. La agenda de la sociedad pasa por lo inmediato y el tema seguridad está a la cabeza, tanto como el tema económico, donde ya no solo es inflación, sino que se suma el desempleo, el estancamiento, inseguridad en la estabilidad laboral, pérdida de poder adquisitivo, presión tributaria; todas estas cosas están afectando a la economía y tenemos que encontrar una salida.

—Educación es un tema que lo toca de cerca porque usted fue decano de la Universidad Tecnológica Nacional en Mendoza.

—Exactamente, es así. Nosotros tenemos dos desafíos por delante: hacer realidad la obligatoriedad escolar, que hoy es una expresión de deseo porque tenemos un millón y medio de chicos fuera del sistema; entonces es ahí donde el Estado se tiene que meter en serio haciendo un seguimiento de la actividad académica. Hay que crear una cédula escolar que sea el registro digital de toda la actividad académica y salud del chico desde que está por ingresar a la escuela, y si no está hay que ir a buscarlo. Los Juzgados de Familia tienen que velar por la escolaridad de los chicos, con una ley de paternidad responsable y terminar con la deserción que tenemos. Ahora lo que queremos es una educación de calidad, los desafíos del sistema educativo son ingresar, permanecer y aprender en el sistema, y hoy por hoy los chicos no aprenden. Necesitamos recuperar la calidad cambiando los planes de estudio, que fueron vaciados en los 90 con la ley federal de educación, y apuntar a la capacitación y a la evaluación docente, a una carrera horizontal docente para que el estímulo salarial también sea estar frente a clase, cosa que hoy todos quieren ocupar cargos directivos y dejar las aulas, cuando lo que precisamos son docentes bien preparados y bien remunerados a cargo de las aulas. Hay que apoyar a maestros y directivos para una educación de calidad, sabiendo que los padres también tienen que colaborar en la tarea de formación de los chicos acompañando a los docentes. Hoy estamos en caminos contrarios.

—Los fondos buitre y el fallo de Thomas Griesa deben ser otros temas de su agenda…

—Veremos qué ocurre con la ley de pago soberano. Yo veo que las cosas se pueden hacer bien o mal, y las estamos haciendo mal. Si Argentina tiene un problema en el cumplimiento de la sentencia porque está la cláusula Ruffo dando vuelta, que a mi modo de ver, como lo dice la cláusula, “cuando existe un ofrecimiento voluntario”, y esto no es voluntario…, pero el gobierno ya lo expresó de esa manera y ahora hay que cuidarse, porque sienta un precedente. Hay que convocar a los tenedores y decirles: O cambiamos la cláusula Ruffo, porque para poder pagarles tengo que terminar de cumplir esto, o bien como el juez Griesa no me permite pagar porque me deja en caución el dinero hay que cambiar el agente de pago, pero en las condiciones que está establecido. Nación Fideicomiso no cumple con las condiciones establecidas, y para cambiarlas hay que lograr una mayoría (de los tenedores). Se lo dice alguien que negoció el bono Aconcagua anticipadamente a la negociación de la deuda argentina y que sorteó dos juicios con los fondos buitre que nos salieron favorables. Y en los cambios de condiciones que hicimos, que se llamó “consentimiento de salida”, establecimos la prohibición de embargo para aquellos que quisieran pasar al bono nuevo y sin cláusula cerrojo; sorteamos los juicios, pagamos el 99,8 por ciento, que fue la aceptación, y resolvimos el problema. Por eso, cuando se pagó en Nueva York, el 4 de septiembre, el bono Aconcagua no fue sujeto a embargo. Pero estas cosas ya no se hicieron del todo bien, y ahora hay que hacerlas bien.

—¿Mauricio Macri sigue siendo la piedra en el zapato del FAU?

—Sí, es así. Es una discusión que para mi modo de ver ya está saldada o la tendríamos que haber hecho antes de la constitución de este espacio, porque a lo mejor dentro del radicalismo o de la Coalición Cívica puede iniciarse esta discusión, donde puede haber opiniones divididas, pero en el resto de los espacios no me cabe la menor duda de cuál es la respuesta, porque ya la conozco. Cuando decidimos construir este espacio dijimos que cualquier decisión tiene que ser tomada por el conjunto y el conjunto respetar la decisión de los otros espacios políticos. Fuente: La Capital

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: