Reaparece Fernández y defiende la estatización

La Presidenta estuvo convaleciente desde el 30 de octubre

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Buenos Aires-02:10 / 26 de noviembre de 2014

La presidenta argentina, Cristina Kirchner, defendió el modelo de estatizaciones e incentivo a la industria de su gobierno, al reaparecer en público en un acto patronal, tras haber superado una infección intestinal.

Recuperacion-Cristina-Kirchner-Sheraton-Manuel_CLAIMA20141126_0025_27

“Mi gobierno y el de Néstor Kirchner (su marido y fallecido expresidente entre 2003 y 2007) son la etapa más floreciente de crecimiento y la fuente de financiamiento fue el Estado con empresas recuperadas”, dijo al hablar en la convención anual de la Cámara de la Construcción, en su primera aparición pública desde el 30 de octubre.

Fernández permaneció una semana hospitalizada por un cuadro de sigmoiditis (inflamación del colon) y luego estuvo convaleciente. La Jefa de Estado dijo que “se ha recuperado para los argentinos la empresa petrolera YPF, con una de las mayores reservas mundiales de hidrocarburos no convencionales”.

Molesta por la investigación del caso Hotesur, la Presidenta atacó a Bonadio

El día de su reaparición en público, Cristina demostró que el tema la preocupa; acusó al magistrado de ser propietario de una firma que también debe balances; además se refirió a las supuestas cuentas de Lázaro Báez que se investigan en Nevada

El día en el que la atención estaba centrada en su regreso a la actividad pública en un acto con la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), la prioridad de la Presidenta estaba en otro lado: la pelea con el juez federal Claudio Bonadio por el allanamiento que dispuso la semana pasada en Hotesur, una de las empresas de Cristina Kirchner.

Apenas terminó su discurso de cierre de la 62a. convención anual del sector de la construcción en el hotel Sheraton, la Presidenta pasó por la Casa Rosada y, mientras saludaba a un grupo de empleados que le daban la bienvenida tras su reposo de tres semanas, su cuenta de Twitter descargaba todo su malestar contra el magistrado.

Cristina le reprochó al juez que Mansue SA, una compañía en la que Bonadio figura como dueño del 20 por ciento, debe los balances de los años 2012 y 2013 ante la Inspección General de Justicia (IGJ). “Igualito que Hotesur SA. ¿Algún legislador o legisladora denunciará? ¿Algún juez allanará? ¿Que dirá la prensa independiente?”, chicaneó.

En su contraataque, la Presidenta relató que esa empresa, una estación de servicio, está entre las 47.373 compañías que están bajo análisis de ese organismo, el mismo al que Hotesur le debe sus propios balances, y recordó que su empresa había presentado las declaraciones juradas correspondientes.

De esa forma, la Presidenta se sumó en persona a las durísimas críticas que todo su gobierno había descargado contra Bonadio después de que el domingo, y sin firma alguna, Hotesur hiciera un comunicado en la misma sintonía. Esta vez, los cuestionamientos salieron desde la cuenta personal de la jefa del Estado.

Ya durante el acto, y rodeada de los empresarios más influyentes del país, había dado una pista de su malestar cuando apelando a su “intuición femenina”, según aclaró, se quejó de que se no difundieran los nombres de los dueños de las 123 cuentas que estaba analizando un juez de Nevada por pedido de los fondos buitre, en su búsqueda de alguna conexión con el empresario Lázaro Báez y su relación con la familia presidencial.

“No tengo información, pero tengo una intuición femenina que me parece que se encontraron con algún otro nombre que no nos quieren dar a conocer”, relató, misteriosa. Fue entonces que lanzó la frase más contundente del acto. “A esta Presidenta ningún buitre financiero ni ningún carancho judicial la va a extorsionar”, se defendió, en una alusión al frente externo, pero también en un mensaje claro en medio de la pelea del Gobierno con un sector de la Justicia.

Cristina Kirchner volvió ayer con un tono moderado, por lo menos, el que mostró en público, a pesar de las quejas con las que la recibió el presidente de la CAC, Gustavo Weiss. Todo fue en un clima de sintonía. Pero los cruces entre ambos fueron el eje del discurso presidencial. Por Mariana Verón  | LA NACION

La construcción caerá 2% este año y perderá 8000 puestos de trabajo

Economía y política

En su discurso inaugural, el empresario habló de la caída en la demanda privada por la parálisis inmobiliaria y consignó que el empleo registrado mermará 2%

La presencia de algunos ministros y la promesa de que la presidenta Cristina Fernández cerraría el evento –como finalmente lo hizo– no le impidió al titular de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), Gustavo Weiss, remarcar en la convención anual que organiza la entidad que la actividad no está pasando por su mejor momento.

Recuperacion-Cristina-Kirchner-Sheraton-Manuel_CLAIMA20141126_0025_27

Foto de la web-no corresponde a la nota

Mencionó la caída de la demanda producto de la parálisis del sector inmobiliario, así como también la contracción de 2% en el empleo registrado, pero fue mucho más explícito en declaraciones radiales, donde destacó que la industria caerá un 2% este año, lo que implica una caída de 8 mil puestos de trabajo respecto de los registrados el año pasado.
“Frente a un 2013 de mucha actividad, estamos un poco abajo. No es lindo, pero sigue siendo un buen nivel de actividad. Se han perdido 8 mil puestos de trabajo este año en la construcción”, resumió el empresario. Weiss remarcó que en 2014 la obra pública está teniendo niveles de ejecución muy importantes, aunque la actividad del sector privado está más frenada, en línea con la situación macroeconómica del país. “Cuando el país crece, el sector crece. Este año ha sido tranquilo desde el punto de vista económico. El sector privado estuvo con buenos niveles de actividad, pero más bajos que el año pasado”, consignó el presidente de Camarco durante la 62º Convención Anual de la institución realizada ayer en el hotel Sheraton.
De todos modos, durante su discurso de apertura, Weiss mantuvo el optimismo de cara al 2015. Destacó que el sector participará en un 3% del PBI, “logro inimaginable en 2002, cuando la industria no alcanzaba el 0,7%” y “factor crucial durante un año que seguirá con dificultades en el contexto regional e internacional”. También resaltó que el crecimiento de la actividad permitirá dar empleo a más de 2,5 millones de trabajadores directos e indirectos, profesionales y proveedores de insumos y puso de relieve la “inversión creciente, del orden del 58,8% superior a la prevista en el proyecto de Presupuesto de 2014 y 15% por encima del Presupuesto vigente”.
Ante empresarios, sindicalistas y funcionarios, Weiss advirtió que el sector privado redujo su demanda a raíz de la parálisis del mercado inmobiliario, que “requiere atención para destrabar la operatoria”. En este sentido, el empresario fue uno de los impulsores de evaluar mecanismos para reactivar el uso del Cedin, el instrumento creado a partir de la ley de blanqueo de capitales, para utilizar en la compra de inmuebles. Weiss reunió a sus colegas del Grupo de los 6 (G6) con el ministro de Economía, Axel Kicillof, hace un mes y resolvieron girarle una propuesta al respecto, pero todavía no hubo novedades.
En la convención, el presidente de la cámara llamó la atención sobre el “efecto a largo plazo de la paralización de ventas”, aunque remarcó que “el sector público nacional, algunas jurisdicciones provinciales y la Ciudad de Buenos Aires mantuvieron una destacada ejecución presupuestaria que permitió amortiguar los efectos en la construcción privada”.
Sobre la pérdida de empleo registrada este año, Weiss destacó que alcanza al 2%, pero se destaca un “leve aumento de los premisos de construcción, respecto a los muy bajos valores de 2013”. Otro de los puntos que destacó el directivo de la cámara es el impulso que le dio al sector el plan Procrear para la construcción de viviendas.  Fuente: El Cronista

La gente y los perros comparten la lucha desesperada por sobrevivir en Ucrania

DONETSK, Ucrania (CNN) — En la periferia sur de Donetsk, a la sombra de una gran planta de acero, una sinfonía de ladridos abruma el ruido sordo de fuego de artillería. El refugio de animales PIF está repleto con casi 1.000 perros de todos los tamaños, edades y razas.

Muchos son huérfanos del conflicto que ha sacudido esta ciudad durante los últimos seis meses. Sus dueños los han dejado —o en algunos casos han muerto— por los bombardeos.

perro

Algunos han sido encontrados atados y demacrados; otros llevan las cicatrices de los armamentos o cojean con tres patas. Hay varios en cada jaula, con un puñado de paja para protegerlos de las temperaturas, que van por debajo del punto de congelación en la noche.

La directora del lugar es Victoria Vasilieva, una mujer de mediana edad cuya compasión por los animales a su cuidado es incansable.

Ella acuna una perra joven llamada Jennifer, la única sobreviviente cuando un proyectil cayó en la casa de su familia cerca del aeropuerto. Jennifer fue encontrada traumatizada en las ruinas y ha tomado semanas el ganar su confianza.

Vasilieva dice que los perros aquí solían estar aterrorizados por los sonidos de la guerra. Ahora, como la gente de Donetsk, apenas los notan.

En el interior del edificio de oficinas, un cachorro —labrador negro, como la mayoría en el espacio— se está recuperando de una pierna y la metralla que lo hirió.

Ollas de avena se cocina en el patio. Es como alimentar a un ejército. Unos perros muy afortunados van a casas nuevas en Alemania, Finlandia y Rusia, pero la gran mayoría se queda en el refugio, mientras el dinero para darles de comer se acaba.

El personal y voluntarios del PIF están luchando para hacer frente a la afluencia repentina, pero los perros aquí son una pequeña fracción del número que ahora vaga por la ciudad, durmiendo en tiendas bombardeadas y las ruinas de edificios de apartamentos.

Algunos corren en manadas, con hambre y frío, mientras resisten las largas noches de invierno.

PIF lleva a cabo un programa de esterilización, pero hay literalmente miles de perros en las calles —y algunos residentes se preocupan que se vuelvan salvajes al crecer— como si la gente de aquí no tuviera suficientes preocupaciones ya.

Vasilieva dice que tiene suficiente dinero para manejar el refugio hasta el final del año. Gran parte de la financiación del centro proviene de uno de los hombres más ricos de Ucrania, Rinat Akhmetov, oriundo de Donetsk que se ha trasladado a Kiev después de que la ciudad cayó a manos de los dirigentes de la llamada República Popular de Donetsk.

Una situación compartida

No muy lejos del refugio, su fundación también está proporcionando ayuda alimentaria a las personas más necesitadas de la ciudad. Tanto la gente —especialmente los ancianos— como los animales de Donetsk están en una lucha común de sobrevivencia.

Las mujeres mayores, con sus rostros arrugados por décadas de resistencia y fatiga, aún comparten algunas sobras con los perros en las calles. Algunos los alimentan con la poca comida que tienen.

Pero la vida aquí es cada vez más difícil en el día: jubilados piden monedas que valen menos de un centavo de dólar en un esfuerzo para comprar pan; algunos de los pocos supermercados que siguen abiertos han impuesto un límite en la cantidad de monedas que aceptan.

La calefacción, la electricidad y el agua son intermitentes. La inflación se está acelerando porque hay pocas rutas seguras dentro y fuera de la ciudad y producir es más difícil que transportar productos.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU ha distribuido vales de alimentos a unas 10,000 personas desplazadas en la región de Donetsk y pretende llegar a 120,000 personas en los próximos seis meses.

Pero el gobierno de Ucrania estima que unas 450.000 personas están desplazadas. Y muchos de los que no son —que no pueden huir de los combates— están en igual o mayor necesidad.

El gobierno de Ucrania ha decidido dejar de pagar las pensiones, los salarios estatales y otros beneficios en las zonas controladas por los separatistas. Algunas personas en Donetsk están viajando a ciudades cercanas controladas por el gobierno, como Mariupol, para tratar de registrarse para sus pensiones, pero estos viajes traen riesgos y gastos.

La autodeclarada República Popular de Donetsk dice que está creando un fondo de pensiones, pero cuando y desde donde vendrá el dinero es desconocido.

Todavía hay dinero en Donetsk, que fue una vez una ciudad relativamente próspera por las manufacturas y el acero. Pero se concentra en pocas manos. La mayoría de los que han quedado —o que regresaron cuando se firmó el alto el fuego en septiembre— no han recibido ningún ingreso durante meses.

La imagen de la difícil situación de las personas mayores se presenta en las aceras cerca de la estación de tren de Donetsk.

Con temperaturas bajo cero en la mañana del sábado, algunos puestos de las mujeres —y algunos hombres— de unos bienes, que valen casi nada, permanecían con la vana esperanza de que alguien compre algo.

Todos ellos parecían tener al menos 60 años. Era una escena triste. En la oferta: ganchos de ropa, tazas despostilladas, medicamentos de medio uso, un libro de canciones de Ricky Martin, un par de tornillos y clavos.

En casi media hora, nada fue vendido.

Y el estribillo de los vendedores de la calle era el misma: “no sé cómo vamos a sobrevivir”.

Reaparece Cristina Fernández en medio del escándalo de Hotesur

(CNN Español) – Mientras la presidenta de Argentina Cristina Fernández regresó a la escena pública luego de su convalecencia, continúan los ataques del Gobierno hacia la justicia por la investigación por supuestas irregularidades contables y registrales en una empresa hotelera de la mandataria.

CRISTINA

Foto de archivo-no corresponde a la nota

El gobierno criticó a la Justicia, que investiga supuestas irregularidades contables y registrales en la empresa hotelera Hotesur, de la presidenta Fernández.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijo que la justicia no es independiente. “La independencia del Poder Judicial no existe, solamente existe independencia del Poder Judicial respecto al gobierno que me parece muy bien. Ahora, no es independiente de los grupos corporativos ni es independiente de la oposición política, o sea actúan en una estrategia clara y deliberada”, aseguró Capitanich.

Estas declaraciones se producen luego de que el juez Claudio Bonadío allanara el jueves Hotesur, de la cual la presidenta es una de las principales accionistas, a partir de una denuncia realizada por una diputada opositora.

La presidenta Fernández dijo el martes que no se dejará extorsionar por ningún “carancho judicial”.

Una de las presuntas irregularidades de la administradora Hotesur provendría del balance de 2010, que, según medios locales, se habría aprobado en una asamblea realizada en Buenos Aires, donde ya no tenía domicilio legal.

La empresa reconoció que no presentó algunos balances, pero aseguró que esa falta no constituye un delito y que no adeuda nada al fisco.

Es el último capítulo de una historia que ha perseguido a la presidenta sobre el origen de su riqueza.

El juez es el mismo que procesó el vicepresidente Amado Boudou por la supuesta adulteración de papeles de un automóvil —del que el político se declara inocente— y según el Gobierno tiene varias causas en su contra en el Consejo de la Magistratura, por lo cual anticiparon que lo denunciaran ante ese organismo.

Según Capitanich, se trata de una estrategia de golpismo activo del Poder Judicial.

Mientras que desde la Asociación de Magistrados aseveran que el gobierno quiere “amedrentar a los jueces”, algunos analistas señalan que la Justicia está animándose a investigar al gobierno ante la proximidad del fin del mandato de Fernández en diciembre de 2015.

Según explica el analista Orlando D’Adamo, “en Argentina habitualmente los jueces se animan a hacer cosas cuando ven que el Gobierno está saliendo que no se animan a hacer antes, por otra parte las operaciones del gobierno para controlar la Justicia algunas de ellas han fracasado, algunas modificaciones fracasaron y por lo tanto sienten que tienen un lado frágil y evidentemente hay demasiados nudos sueltos y tienen miedo a las consecuencias”.

Luego de la reforma del Código Civil, el gobierno espera que antes de fin de año el Congreso sancione el nuevo Código Procesal Penal, que quitaría varias atribuciones a los jueces y daría más poder y autonomía a los fiscales.

En su regreso, Fernández puso en funcionamiento trenes nuevos para un trayecto del sistema metropolitano y cerrará una convención de la cámara argentina de la construcción.