El hombre que llevó el arma fue dos veces el sábado al departamento de Nisman

Diego Lagomarsino visitó por la tarde al fiscal y regresó por la noche con la Bersa calibre .22.

lagomarsino_jpg_88717827

Según la información que surge del expediente, el hombre que le prestó el arma al fiscal Nisman, Diego Lagomarsino, estuvo en dos oportunidades con el letrado en su domicilio el día sábado. La fiscal Viviana Fein estudia imputar al colaborador de Nisman.

Diego Lagomarsino visitó por la tarde del sábado al fiscal fallecido y regresó por la noche con la Bersa calibre .22.
El joven ingeniero en informática fue convocado por el fiscal el sábado por la tarde donde hablaron de algunas cuestiones técnicas de la computadora. Allí, Nisman le habló de que tenía miedo por sus hijas y que por ese motivo necesitaba un arma. Cuando el joven le consultó acerca de por qué no le pedía el arma a su custodia, el fiscal le respondió que “desconfiaba” de ellos.
Una vez con el arma, Lagomarsino volvió al domicilio del fiscal para entregársela a eso de las 20.30 con la pistola calibre 22 desarmada en tres partes y guardada en la mochila.
Mientras Viviana Fein, fiscal que investiga la muerte de su ex colega Alberto Nisman, aguarda la realización de una nueva pericia al arma utilizada en el hecho, una pistola Bersa calibre 22, nunca se confirmó si la víctima poseía credencial de Legítimo Usuario de Armas de Fuego, situación que podría implicar la situación de su colaborador Diego Lagomarsino, quien le entregó la pistola el día anterior al hecho.
El lunes por la mañana, Lagomarsino, se presentó a declarar ante la justicia y confirmó que la Bersa 22, encontrada junto al cuerpo de Nisman, era suya.
Las fuentes -que no descartaron que Lagomarsino pueda ser citado nuevamente a declarar aunque no se aclaró en qué carácter- indicaron que el técnico dijo que Nisman le pidió el arma para llevarla en el auto “por seguridad de las chicas”.
Según sus dichos, visitó a Nisman en su departamento de la Torre Le Parc, en Puerto Madero, el sábado a las 17.30 donde, tras una breve charla el ex fiscal, le preguntó: – “¿Vos tenés un arma?”; y ante su respuesta afirmativa se la pidió prestada “por razones de seguridad” y agregó que “tenía miedo” y que la llevaría en el auto.
Ante ese pedido, fue hasta su casa, recogió la pistola que guardaba desarmada en tres partes y la colocó en su mochila con la que regresó a la vivienda de Nisman, alrededor de las 20.30 y se la entregó al fiscal.
Mientras la justicia aguarda nuevas pericias en torno al arma, lo concreto es que aún no se dilucidó si el fiscal Nisman o el propio Lagomarsino estaban habilitados para portar o poseer armas.
En ese sentido, el inciso 4 del artículo 1° de la ley 25.886 (2004), prevé prisión de 1 hasta 6 años para quien “entregare un arma de fuego, por cualquier título, a quien no acreditare su condición de legítimo usuario”.
Si bien Nisman tenía armas, aparentemente registradas en la década del 90, no se estableció que antes de su muerte aún estuviese debidamente inscripto para recibir cualquier tipo de arma. Fuente: La Capital
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: