La muerte del fiscal / El resultado de los peritajes

 

Otro análisis confirmó que no hay rastros de explosivos en la mano de Nisman

La fiscal Fein recibió un informe preliminar que corrobora el primer estudio; expertos explicaron que no es habitual que quien dispara un arma no tenga restos de metales; el dato abona la posibilidad de que no se haya tratado de un suicidio

Un nuevo análisis sobre la muestra tomada de la mano derecha del fiscal Alberto Nisman ratificó un dato inquietante: no hay restos de explosivos.

Cuando alguien dispara un arma lo habitual es que le deje partículas de metales en su mano. En las últimas horas, la fiscal Viviana Fein recibió un informe preliminar que indica que nada se halló en las muestras de Nisman. Así informaron a LA NACION dos fuentes independientes con acceso al expediente.

El examen, un “análisis microscópico de barrido electrónico”, ya se había hecho en dependencias de la policía bonaerense en La Plata y ahora se repitió en Salta, donde funciona el laboratorio más moderno del país, el único en condiciones de analizar las muestras con un sistema automático, no manual.

Aunque este resultado se confirmara, no sería determinante, explicaron a LA NACION especialistas en la materia. Es posible -si bien no es lo más frecuente- que un disparo no deje rastros. “El informe sólo es un dato, puede dar negativo aun cuando el fiscal haya disparado”, afirmó el experto en criminalística Raúl Torre.

Ahora, la Justicia analizará cómo funciona la pistola calibre 22 que mató a Nisman. El plan es volver a dispararla en condiciones similares a las del baño del fiscal para observar si deja o no “fulminante”, es decir, material explosivo, explicó una fuente judicial.

Los especialistas advierten que el resultado de los barridos electrónicos deben analizarse en contexto con otros estudios y atendiendo a las características del arma, el calibre y las cualidades del cartucho.

También, en qué condiciones estuvo la mano las horas previas a que Nisman fuera encontrado sin vida. “La sangre puede enmascarar la prueba”, explicó Torre.

Si bien uno de los secretarios de la fiscalía 45, Bernardo Chirichella, viajó a Salta para presenciar el peritaje, Fein no dio ninguna información sobre este resultado preliminar. Esta vez no hubo comunicados ni información oficial.

Quien sí difundió novedades de la causa fue la jueza, Fabiana Palmaghini. Por la mañana, subió a la página del Centro de Información Judicial (CIJ) una resolución de anteayer que citaba a Diego Lagomarsino, el hombre que le dio a Nisman el arma, a presentarse para una prueba de ADN.

Según esta resolución, se chequeará su información genética con una muestra tomada del departamento del fiscal “correspondiente a un perfil genético distinto al del referido Nisman”. La resolución de Palmaghini no daba detalles, pero fuentes judiciales informaron que el ADN se había encontrado en una tasa, sobre la mesa del living del departamento de Puerto Madero.

En rigor, Palmaghini no hizo público tampoco que el citado para la extracción de sangre fuera Lagomarsino. Esto fue confirmado por fuentes del caso.

Además, el propio Lagomarsino había declarado a la prensa que él visitó a Nisman el día antes de su muerte y que tomaron un café. Contó que ese sábado, el fiscal lo había llamado para pedirle prestada un arma y que él se la llevó. Por esto, Lagomarsino está imputado en el expediente. Es el único imputado.

“Para que la investigación de la muerte de Nisman avance sustancialmente, debería dejar de tener como protagonista a Lagomarsino”, se quejó su abogado, Maximiliano Rusconi.

El defensor dijo también que la fiscalía le había informado que no lo dejaría presenciar la declaración del ex espía Antonio Stiuso, prevista para esta semana. “No me pueden impedir controlar una prueba esencial”, afirmó. Todavía no se sabe cuándo ni dónde declarará este testigo, una de las últimas personas a las que llamó Nisman, según informó anteayer la fiscal.

Sin custodia

Stiuso, ex director general de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia (SI) y uno de los hombres más poderosos que pasaron por el organismo, se negó ayer a ser custodiado. “Presenté un escrito en la fiscalía rechazando la custodia”, informó a LA NACION Santiago Blanco Bermúdez, abogado del ex espía. Anteayer, el Gobierno le había pedido a la fiscal Fein, por escrito, que pusiera a Stiuso bajo protección. Ahora, la decisión quedó en manos de la Justicia.

En esta causa todo lo referente a Stiuso es un misterio. No sólo lo relativo a su declaración (la fiscal ya anunció que no planea tomarla en su fiscalía); también, cuáles fueron las comunicaciones detectadas entre él y Nisman. Fueron “reiteradas” y las llamadas se hicieron desde un Nextel del fiscal. Eso fue todo lo que informó Fein. No dijo si fue la última persona a la que Nisman llamó, cuándo lo hizo ni cuánto duraron esas múltiples comunicaciones.

Como un posible adelanto de su estrategia judicial, el abogado de Stiuso sostuvo que su cliente tenía una flota de más de 100 teléfonos a su nombre. Ayer, la agencia oficial de noticias, Télam, informó que eran 277 y no 100 los aparatos, y que todas las facturas llegaban a la sede de la SI en la calle 25 de Mayo. Por qué conservaba Stiuso esta flota después de haberse jubilado es otro misterio. Por Gabriel Di Nicola y Paz Rodríguez Niell  | LA NACION

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: