Otro escándalo en el Ejército: robaron 26.000 balas 9 mm

Se trata de un arsenal capaz de cargar 2.000 pistolas. Por el hecho, suspendieron a siete uniformados. Hace poco desapareció un misil antitanque en La Plata

El faltante de armas en los arsenales del Ejército adquirió una riesgosa frecuencia. El 12 de enero pasado, se perdió el rastro de 26.000 balas de calibre 9 mílimetros en el Batallón 603 de San Lorenzo, en la localidad santafesina de Fray Luis Beltrán. Tras haberse conocido esta sustracción, el Ministerio de Defensa ordenó suspender a dos oficiales y cinco suboficiales que estaban a cargo de la custodia del armamento, y dispuso la mudanza de los proyectiles para su protección.
Se trata del segundo caso de estas características que ocurre en las Fuerzas Armadas. Pocos días antes, había desaparecido un misil TOW 2 del Escuadrón de Caballería Blindado 1 de la Plata. Infobae dio la primicia sobre este hecho y luego fue ratificado por las autoridades.
El nuevo faltante fue denunciado a fines del año pasado por el Ejército ante el Juzgado Federal N° 3 de Rosario, a cargo de Carlos Vera Barros, que derivó la investigación al fiscal Mario Gambacorta, publicó hoy el diario La Nación.
En simultáneo a las actuaciones judiciales, el ministerio que conduce Agustín Rossi dispuso una investigación administrativa y decidió el traslado del arsenal a otra dependencia del Ejército, que aún no fue definida.
En comparación con el hurto del misil, que según los funcionarios estaba inoperativo, los 26.000 proyectiles pueden llegar a cargar completamente 2.000 pistolas 9 milímetros, un tipo de arma que es muy utilizada por los delincuentes. El precio de una caja de 50 balas ronda entre 450 y 500 pesos, pero en el mercado negro puede llegar a ser hasta el doble de caro.
Este tipo de armamento se produce en la Fábrica de Armas Fray Luis Beltrán, que depende de Fabricaciones Militares. El establecimiento se encuentra a pocos metros de la sede del Batallón 603, que es conducido por el coronel Guillermo Bonnefous, ascendido el 27 de diciembre de 2012.
Sin embargo, lo cierto es que el hurto de las balas no es algo nuevo en el Batallón 603. El ex jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, informó a mediados de 2012 que de los batallones de Arsenales 601 y 603 se habían sustraído entre 2010 y 2012 274 correderas, 282 cerrojos, 288 armazones, 512 cajones de mecanismo y 45 cañones de repuesto de fusiles. En 2004, se conoció también la manipulación de fusiles FAL del Ejército por parte de narcotraficantes de las favelas de Río de Janeiro. Fuente: Infobae
 

Fábrica Militar Fray Luis Beltran personal

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: