Dudas de Fein sobre la muerte de Nisman: “No puedo descartar el suicidio ni el homicidio”

 Dudas de Fein sobre la muerte de Nisman: “No puedo descartar el suicidio ni el homicidio”

Por Emilia Delfino | La fiscal del caso Nisman habla sobre el curso de la causa. Cómo fueron los primeros minutos de la investigación.

Viviana Fein, fiscal del caso Nisman. | Foto: CEDOC.

La fiscal Viviana Fein aseguró que todavía no puede descartar el asesinato, el suicidio ni el suicidio inducido en torno a la muerte de Alberto Nisman. Reveló además que los custodios y la madre del fiscal tardaron casi dos horas en informar a la Justicia que Nisman estaba muerto. Recién a las 0.15 del lunes 19 de enero, un prefecto se comunicó con la mano derecha de Fein para informarle lo sucedido. La fiscal tardó una hora en llegar a Puerto Madero -su secretario vive en provincia y ella en Belgrano-. La tardanza en llamar a la Justicia provocó que durante casi tres horas, entre las 22.30 del domingo 18 de enero y la 1.20 del lunes 19, la escena de la muerte de Nisman no pudo ser preservada por ningún miembro de la Justicia. Sólo quedó bajo el control de la Prefectura, a pesar de que el secretario de Fein dijo a los prefectos que no ingresaran al departamento de Nisman hasta que la fiscal llegara a la escena del hecho. Por eso, Fein afirma que no puede garantizar la preservación de la escena del hecho en ese lapso de tres horas, ya que ella no estaba en el lugar.

Fein confía en que podrá esclarecer lo que sucedió con Nisman y pidió a las partes que le permitan “llegar a la verdad”. Lo dijo en una entrevista conjunta con PERFIL, Página/12 y La Nación. La fiscal decidió responder las consultas de estos medios sobre el curso de la investigación pero no quiso hablar sobre el contenido de las testimoniales ni adelantar resultados de pericias ni medidas de pruebas.

La fiscal viene recibiendo duros cuestionamientos de la exesposa de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado. La exmujer del fiscal quiere que el caso quede en manos de la Justicia federal.

El lunes 19 de enero, 15 minutos después de la madrugada, el secretario letrado de la fiscalía, Bernardo Chirichella recibió un llamado telefónico de un miembro de la Prefectura. El agente le informó al funcionario que Nisman podría estar muerto y preguntó si podían ingresar al departamento de Le Parc. El secretario de Fein le respondió que no podían ingresar hasta que la fiscal llegara a la escena del hecho. Cortó el teléfono, llamó a la casa de Fein y le dio la noticia.

Alrededor de la 1.20 de la madrugada, Fein, el juez Manuel Campos y sus respectivos secretarios letrados subieron hasta el piso 13 en el mismo ascensor. También ingresó con ellos personal de la Policía Federal que aguardaba en planta baja la llegada de la fiscal. Cuando entraron al departamento de Nisman se encontraron con la madre de Nisman, Sara Garfunkel; su amiga Lidia; y el custodio Armando Niz. Pero también había varios prefectos, a pesar de la orden de Fein.

– ¿Tiene una hipótesis concreta en la que esté trabajando?

– Concreta, ninguna. La muerte de Nisman es un gran interrogante para todos, no sólo para mí. Lo que quiero junto al grupo humano que me rodea es poder llegar a la verdad, si las pruebas me lo permiten, las partes me lo permiten y la gente que se presente y pueda ayudar con pruebas también lo permite. En dieciséis años nunca nos ha quedado una causa de muerte dudosa sin una conclusión fundada y cierta.

– Ante tres hipótesis, suicidio, suicidio inducido u homicidio, ¿puede descartar alguna?
– Hoy no puedo descartar ninguna hipótesis: ni el homicidio, ni el suicidio ni el suicidio inducido, porque no tengo todavía la producción de varias medidas que van a llevarse a cabo, más otras tantas que pueda disponer en el futuro y que me permitan determinar y entender qué fue lo que sucedió.

– ¿Se inclina más por alguna de esas hipótesis?

– No lo sé, no puedo y no debo decir eso.

– ¿Alguna vez le tocó investigar un suicidio inducido?

– Nunca. Es difícil demostrar la inducción al suicidio. Hay que demostrarlo con pruebas puntuales: por ejemplo, amenazas familiares o de la vida privada.

– ¿Qué indicios hay en el expediente de que pueda haber sido un homicidio?

– Con lo que hay hoy en la causa me parece prematuro decir si fue o no un homicidio. Tengo mucho por delante. Con las medidas periciales que tengo pendientes hoy es prematuro decir si lo mataron, se suicidó o lo indujeron. Hoy tengo pruebas concretas. ¿Qué falta? Bastante.

La escena. Fein ya solicitó pericias sobre los teléfonos, las computadoras y una agenda personal de Nisman, cuyos contenidos se desconocen, y que realizará la División de Apoyo Tecnológico de la Policía Federal. También analizará junto a las partes las imágenes de las cámaras de seguridad del edificio, ya que el control del ingreso y egreso de Le Parc es endeble para la Justicia y la fiscal no sabe aún con certeza quién entró y quién salió del edificio donde vivía Nisman. Los teléfonos y computadoras del fiscal podrían darle precisiones sobre las últimas horas de Nisman. Los resultados podrían demorar varias semanas.

– La querellante Sandra Arroyo Salgado hizo críticas a su desempeño en la causa ¿Usted qué opina?

– Las partes tienen todos los elementos procesales a su alcance para poder hacer las observaciones que correspondan.

– ¿Usted puede garantizar que estuvo preservada la escena de la muerte de Nisman?

– No puedo garantizar lo que sucedió dentro del departamento antes de mi llegada. Desde las 22.30, cuando ingresan la madre con el custodio y una amiga de ella, y luego un médico de Swiss Medical, hasta la 1.30, desconozco lo que sucedió. Fueron tres horas que yo no estuve presente en el lugar. No puedo asegurar que la escena fuera la misma.

– ¿Por qué tardó tres horas en llegar al departamento?

– Porque el doctor Chirichella, secretario de la fiscalía, es notificado por Prefectura en forma telefónica acerca del hecho a las 00.15 del 19 de enero, tomando conocimiento a través de Chirichella la fiscal a las 00.20. El doctor Chirichella impartió a quien lo anotició del hecho que hasta tanto no hablaran conmigo no se actuara de modo alguno.

– ¿Por qué entonces había prefectos y tanta gente a la vivienda?

– No fueron directivas mías. Mi secretario, que vive en Olivos, me pasó a buscar y llegamos a la 1 AM al lugar. Ya antes había llegado el juez subrogante y el secretario. Con ellos subimos al piso 13 y con personal policial específico. Determiné entonces, previo a cualquier medida, cómo haríamos el ingreso.

– ¿Cuándo lo vio a Sergio Berni? ¿Ya estaba ahí?

– Lo vi, pero no puedo afirmar si subió con personal policial en ese momento o si ya se encontraba desde antes en el lugar. Deberá prestar declaración testimonial.

(*) Subeditora de Diario Perfil. Especial para Perfil.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: