Durísimo ataque de Arroyo Salgado contra la fiscal de la causa Nisman

La ex mujer del fallecido investigador acusó a la fiscal de estar “conduciendo la investigación con un interés manifiesto”. En tanto, Viviana Fein dijo sentirse “muy agraviada”.

Intimidada. La jueza Sandra Arroyo Salgado dijo que debió extremar las medidas de seguridad.

Intimidada. La jueza Sandra Arroyo Salgado dijo que debió extremar las medidas de seguridad.

La ex esposa de Alberto Nisman, Sandra Arroyo Salgado, y la fiscal Viviana Fein protagonizaron un fuerte cruce de acusaciones y cuestionaron mutuamente el rol de cada una en la investigación de la muerte del ex titular de la Unidad Especial Amia.

La jueza federal de San Isidro, querellante en la causa, señaló que recusó a la titular de la Fiscalía en lo Criminal de Instrucción Nº45 porque “está conduciendo la investigación con un interés manifiesto” en “probar únicamente que fue un suicidio”.

Por su parte, Fein dijo que se siente “muy agraviada” por la recusación y advirtió que “nunca” en las causas que llevó adelante vio “una querella que no trabaje al lado de la fiscal”.

La querellante y la fiscal hablaron en simultáneo por dos radios diferentes, en las que se cruzaron acusaciones en torno a cuestiones técnicas de la causa —como la conformación de la junta médica que debía analizar las pericias— e incluso a la honestidad de cada una en sus acciones.

Arroyo Salgado sostuvo que Fein “está conduciendo la investigación con un interés manifiesto en el resultado del proceso” porque “se aferra a probar únicamente que fue un suicidio” y “lleva la investigación con falta total de neutralidad y objetividad”.

La ex esposa de Nisman indicó además que la fiscal y su secretario “incurrieron en falsedad ideológica” cuando informaron la designación como perito de Enrique Prueger, recusado por la querella.

Según la jueza federal de San Isidro, “la Fiscalía informó en el expediente” que Prueger “estaba de paso por Buenos Aires” y “ofreció su colaboración” pero el experto “manifestó que no se presentó espontáneamente sino que el secretario de la Fiscalía lo llama y le transmite que lo necesitan en forma urgente”.

La querellante también acusó a Fein de no haber interrogado “con mucho nivel de detalle” al técnico informático Diego Lagomarsino, quien le prestó a Nisman el arma que le provocó la muerte.

En ese sentido, subrayó que “el testimonio de Lagomarsino tiene dos hojas”. Otro punto central de divergencia entre ambas fue la junta médica, cuya conformación estaba prevista para el próximo lunes pero fue suspendida a pedido de Arroyo Salgado, al considerar que tiene que estar conformada por “expertos y ser interdisciplinaria, con médicos legistas para dar evidencia sobre todo el lugar del hecho”.

Intimidaciones. A su vez, reveló que recibió “actos intimidatorios” en su casa, por lo que debió “extremar las medidas de seguridad” y señaló que sus hijas de 11 y 14 años “tienen mucho miedo”.

La magistrada también contó que “hubo una denuncia de un vecino que por los fondos (de su casa) puede haber entrado gente” y que le sacaron fotos durante una salida con su hija mayor. “Estamos bastante mal. Yo, particularmente, estoy bastante agotada. Tratando de sobrellevar todas las acciones que en simultáneo debo llevar”, expresó Arroyo Salgado.

La jueza federal sostuvo que desde la muerte del fiscal Nisman “hubo toda una reorganización” de su “plan de vida” y puntualizó que en su casa tuvieron “que tomar distintas medidas con fuerzas de seguridad y empresas privadas”. “Mis hijas están con contención psicológica, tienen mucho miedo”, contó la magistrada en conversación con radio Mitre y añadió que la familia del fallecido fiscal “no” está “pasando un buen momento”. Tras revelar que sufre “actos intimidatorios”, la jueza manifestó que no se va a ir del país porque tiene “una vida familiar y de relación acá” y además sus hijas están adaptadas al colegio”, por lo que elige quedarse y “confiar en las instituciones”.

Sobre su revelación de que desconocidos ingresaron a su domicilio, contó que su custodio hizo una requisa en el lugar y no encontró a nadie, pero luego se enteró que ese mismo día un vecino que tiene un terreno lindante al suyo “había presentado una denuncia porque habían ingresado” a su casa.

Asimismo, Arroyo Salgado expresó que le “parece muy triste y muy lamentable” que se dé a conocer información sobre la vida privada de su ex marido y remarcó que “nadie tiene en cuenta a las dos hijas que yo tengo con Nisman”.

“Esto se lo trasmití a unos funcionarios porque me gustaría que se investigue quién se ocupa de hacer afiches en la vía pública”, sostuvo la jueza.

“Me siento agraviada, me quieren sacar la causa”

La fiscal Viviana Fein, quien investiga la muerte de Alberto Nisman, expresó que se siente “muy agraviada” por las duras críticas que realizó la jueza federal Sandra Arroyo Salgado a su desempeño y aseguró que no tiene duda de que la “quieren sacar de la causa”.

“Nunca me ha pasado de (recibir) agresiones de tal calibre, cuando yo he sido cauta y he sido respetuosa al hablar de las partes”, expresó la fiscal sobre las declaraciones de la ex mujer de Nisman, quien ayer la acusó de llevar “adelante la investigación con una falta total de objetividad, de legalidad y de neutralidad”.

Fein también señaló que a lo largo de toda su carrera nunca ha tenido “una querella que no trabaje al lado de la fiscal” y remarcó que trata de avanzar en la causa pero “permanentemente” encuentra “un planteo” por parte de la jueza federal de San Isidro. La funcionaria judicial sostuvo que “no” sabe “qué pretende con estas acusaciones agraviantes” sobre su trabajo y consideró que la ex mujer del fallecido fiscal le está “faltando el respeto”.

“Yo me siento muy agraviada porque jamás tuve una dirección específica en la investigación”, remarcó Fein, quien además consideró que “ya hubo un paso previo” de querer quitarle la dirección de la investigación, pero destacó que la jueza Fabiana Palmaghini “no dio lugar”.

Consultada sobre si cree que la quieren correr de la investigación, respondió que “no cabe ninguna duda” y añadió que se “siente moralmente agredida” con la recusación y los cuestionamientos de Arroyo Salgado.

“Un fiscal puede excusarse por violencia moral. No lo hice porque para mí es más importante luchar con todos los obstáculos que se presentan permanentemente para llegar a la verdad”, indicó Fein. La fiscal sostuvo que “siempre” trabajó “de forma independiente”, por eso nunca nadie pudo atacarla y aseguró que “la querella también sabe que recibió el mejor de los tratos” por parte de la fiscalía.

“Ella puede plantearme lo que quiera sobre la causa por escrito y yo responderle, como lo hago siempre, pero no públicamente y con esos calificativos”, cuestionó la fiscal, quien indicó que es “imposible poder mantener la tranquilidad” en torno a su situación tras las sucesión de críticas de la querella. Fuente: La Capital

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: