La OMS cataloga otro herbicida como “posiblemente cancerígeno”

tmb2_644316_20150703121737

La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió otra alerta sobre los riesgos para la salud de un herbicida. La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (Iarc), de la OMS, alertó que el herbicida 2,4-D, el segundo más utilizado en Argentina, es “posiblemente cancerígeno”. El agrotóxico se emplea, entre otros usos, en la fase previa a la siembra de soja y maíz transgénicos. En marzo, el mismo organismo había confirmado que el glifosato (otro agroquímico), produce daño genético y también indicó la alarma.

“Hay fuertes indicios de que el 2,4-D induce estrés oxidativo, un mecanismo que puede funcionar en los seres humanos y existe evidencia moderada de que causa inmunosupresión”, detalla el informe del IARC-OMS, del 23 de junio pasado. El 2,4-D (ácido 2,4-diclorofenoxiacético) es comercializado por Dow Agrosciences, Nidera y Monsanto. El informe resalta que el producto analizado fue clasificado como “posible cancerígeno para humanos” y señala que aún no hay evidencia determinante. El dictamen fue dado a conocer luego de una “revisión exhaustiva” de la última literatura científica disponible, realizada por un grupo de trabajo de 26 expertos de trece países.

Este agroquímico comenzó a emplearse en 1945 para el control de malezas o plantas no deseadas. Luego del glifosato, es el herbicida más utilizado en Argentina: se emplea en cultivos de trigo, cebada, centeno, avena, maíz, sorgo, papa, caña de azúcar y arroz, entre otros. No se usa sobre la soja, que no la resiste, pero sí en el denominado “barbecho químico”, para eliminar con venenos las malezas antes de sembrar, según Página/12.

Una nueva soja transgénica fue aprobada en abril por el Estado Nacional, de la empresa multinacional Dow Agrosciences. La nueva semilla fue diseñada para utilizarse con tres químicos: glifosato, glufosinato de amonio y 2,4-D. Los expedientes de aprobación son confidenciales.

El 17 de abril pasado, en Argentina se aprobó una nueva soja transgénica, de la multinacional Dow Agrosciences. Especialmente diseñada para utilizarse con tres químicos, glifosato, glufosinato de amonio y 2,4-D. El Estado no hizo estudios propios y el expediente de aprobación es confidencial. Una ONG realizó una presentación judicial ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, por intermedio del per saltum, para que la nueva soja sea suspendida, aunque el máximo tribunal rechazó el pedido. Fuente: La Gaceta

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: