Un olor misterioso invadió la ciudad y no se sabe su origen

En Sucre al 2200, una retroexcavadora rompió un conducto de gas. Foto: Ricardo Pristupluk

En Sucre al 2200, una retroexcavadora rompió un conducto de gas. Foto: Ricardo Pristupluk

Defensa Civil recorrió las calles; revisaron cloacas y no se conoció de dónde provenía; también hicieron mediciones del aire y descartaron un escape de gas

Un misterio y nada más. El olor nauseabundo que ayer al mediodía invadió algunos barrios de la ciudad de Buenos Aires fue sólo eso, ya que tras los estudios que realizó la Agencia de Protección Ambiental (Apra) porteña no se encontraron componentes que pudiesen indicar que se trató de “una nube tóxica”.

A partir de hoy, las mediciones continuarán durante 48 horas en las barrios de donde provinieron más denuncias del fuerte olor a amoníaco o “pis de gato”, según manifestaron los vecinos. Pañuelos, bufandas, cuellos de camperas o camisas fueron los barbijos improvisados para alejar el vaho que afectó, principalmente, la zona de Palermo, Belgrano, Núñez, Villa Devoto, Villa Santa Rita, Villa Urquiza, Villa Pueryrredón, Villa Devoto, Paternal y Chacarita. Más tarde hubo denuncias en Caseros, San Justo, Morón y Paso del Rey.

Los primeros reportes se originaron a las 11.20 y se extendieron durante dos horas, aproximadamente. En esos momentos se pensó que podría haber sido originada por un escape de gas que se produjo en Belgrano. Pero tanto Metrogas como Apra descartaron que ambos eventos hubieran tenido vinculación.

“Las dos situaciones fueron simultáneas, pero no están relacionadas. Aún no podemos determinar de dónde provino el olor a pis de gato y por eso analizaremos las cloacas”, dijo a LA NACION el titular del laboratorio del Apra, Carlos Nadra. “Hubo mucha gente que se quejó de un fuerte olor a huevo podrido y por eso nos ocuparemos de las cloacas durante 48 horas”, agregó.

Las redes sociales reunieron cientos de comentarios sobre ambas situaciones. “¡Qué peligro! No puedo salir al balcón del olor que hay. No se puede estar”, escribió una mujer en Twitter. “Es impresionante el olor que hay en Villa Urquiza”, compartió otro usuario.

Alertados por las más de 200 denuncias recibidas, en Defensa Civil montaron un operativo de emergencia por si era necesario asistir a los damnificados. Pero el olor nauseabundo se fue disipando y no se registraron problemas de salud en las personas.

“Si bien no hay pruebas que lo acrediten, por cómo circuló el olor desde los barrios del este porteño hasta la zona oeste de la provincia de Buenos Aires, podría tratarse de emisiones desde un camión cargado con alguna sustancia química o agroquímica”, aventuró el subsecretario de Emergencias porteño, Néstor Nicolás.

Según la especulación del funcionario, el vehículo podría haber circulado por las avenidas Lugones, General Paz y luego se incorporó al Acceso Oeste, liberando el olor a medida que avanzaba por estas vías rápidas.

Sin embargo, en Apra sólo pudieron confirmar que el olor no provenía del radio de la ciudad, aunque tras los estudios no se logró determinar si llegó desde la provincia por acción del viento.

Gas en Belgrano

Minutos antes de la ola hedionda, vecinos y comerciantes de la calle Sucre al 2200 comenzaron a sentir un fuerte olor a gas. Se trataba de un escape, por lo que los bomberos de la zona solicitaron la evacuación de los inmuebles, entre ellos el Jardín de Infantes N° 1, donde se encontraban unos 200 niños que fueron trasladados a una escuela primaria cercana.

Al lugar también arribó una móvil de la guardia de riesgos especiales de la Policía Federal con el objetivo de medir los gases en el aire y comprobar si existía algún peligro de explosión.

Elena Denicenco, que trabaja en una peluquería ubicada al lado de una obra de demolición, contó lo que sucedió. “Primero se sintió un temblor, probablemente por las máquinas, y luego un sonido como si se tratara de un silbido”, detalló. Según miembros de Apra que brindaron apoyo en el lugar, una retroexcavadora que era utilizada en la obra provocó la rotura de un caño de gas. Una hora más tarde, el problema ya había sido solucionado por Metrogas.

“Estamos tomando muestras de ambiente para analizarlas en el laboratorio y corroborar, a través de una cromatografía gaseosa, si tienen elementos nocivos para la salud”, dijo Nadra en ese momento. Horas más tarde, descartó que ambos eventos estuviesen relacionados.

El fenómeno de la nube tóxica

Antecedente

El 6 de diciembre de 2012, una nube de humo y olor nauseabundo provocada por un contenedor con plaguicida que se incendió en el puerto de Buenos Aires causó alarma en la ciudad

Internados

El gobierno porteño puso en alerta roja a todos los centros sanitarios: 150 personas fueron asistidas

Por Mauricio Giambartolomei  | LA NACION

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: