Vivir de las apariencias

El episodio que vivió Matías Ale nos convierte por un tiempo a todos los argentinos en opinologos, todos somos gurúes, psicólogos, especialistas en diagnósticos, críticos, etc.

vivr

Lo vi y dialogue con el solo una vez por un brevísimo tiempo, lo resumo estaban con la gira de la obra: Miti-miti”, con Rodolfo Ranni, Alfano, Tristán y la bellísima Adriana Salguero.

Llegaron al teatro donde trabajo con su pareja del momento la Sra. Alfano y fue muy simpático, amable, caballero, absolutamente ubicado, por entonces tenía un cuerpo esculturalmente trabajado.

Esta sociedad te exige que peses mucho menos de lo que tu propia naturaleza tiende a la normalidad que no siempre es lo socialmente  “aceptado”.

No te perdonan un rollito, celulitis o tu  abdomen no esta marcado. La misma Sra. Moria Casan que no es una libélula lo ha tratado en el programa más visto del país de “gordo”, la palabra casi mortal para cualquier persona, somos una sociedad careta, enferma, hipócrita y despiadada que empujamos constantemente a quien está en la vidriera sea este actor, músico, político, juez, empleada de una tienda, o de una estética a ser una Barbie o un Ken

Personalmente fui a un médico para adelgazar, le pregunte más de una vez si tenían anfetaminas las pastillas y me dijo NO, ahora bien se me secaba la boca, casi no podía hablar, tuve vértigo, ansiedad constante y muchos síntomas más todos desagradables, ¿Por qué? Porque quería estar flaca…

Otras sociedades pueden ver más allá voy a citar simplemente el caso de  Marlon Brando uno de los mejores actores de todos los tiempos comenzó siendo un icono sexual y ya obeso pudo demostrar sus extremadamente virtuosas cualidades actorales.

Dejo un tema flotatando para discutir en el ambiente laboral u hogareño: “estar siempre arriba”, porque siempre tenemos que mostrarnos felices, pilas, animados, entusiasmados, sino somos un plomazo, total para eso hay medicamentos, bebidas y otras “yerbas” que te levantan, o el tema de las arrugas y los ofertas de cirugías estéticas como si se tratasen de comprar un accesorio.

Matías Ale es un emergente social, de una sociedad que solo ve la cascara, que no tiene presente valores, habilidades, inteligencia, es una señal para tener en cuenta de que no se puede ser quien uno no es porque las consecuencias son muy caras. Por Lilian Susana Russo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: